Ver Resultados

Programa resumen

Programa Hospital General

Areas candidaturas

 

ELECCIONES SINDICALES CONSELLERIA DE SANITAT

 

MARTES 17 DE DICIEMBRE 2002

Introducción

 

Los médicos del SIMAP creemos en un Sistema Sanitario público y de calidad, que considere y respete a los profesionales que lo integran. En la actualidad vivimos  una Sanidad Pública que basa su supuesta eficacia en la escasa remuneración de sus médicos y en sus jornadas abusivas. Así, el gasto sanitario público se desvía cada vez más a un consumo farmacéutico desenfrenado (el mayor de la OCDE), a un exceso de exploraciones complementarias, y a una concertación progresiva de los servicios con empresas privadas.

 

Los médicos mal remunerados nos vemos arrastrados a realizar jornadas abusivas en forma de guardias, o a mantener un pluriempleo agotador (planes de choque, compañías de seguros...) simplemente para mantener un nivel de vida digno.

 

El SIMAP ha conseguido en el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, que a todos los médicos de Europa se nos reconozca que el tiempo de guardia es tiempo de trabajo, y que tenemos derecho a una jornada limitada y a unos descansos razonables. Sorprende e indigna que la Administración Pública española y el resto de Sindicatos sigan negándonos los derechos más elementales.

 

Creemos que sería muy importante que en las próximas Elecciones Sindicales del Personal de las Instituciones Sanitarias de la Consellería de Sanitat obtuviéramos representación en todas las Juntas de Personal y en la Mesa Sectorial de Sanidad, para conseguir que los médicos estemos por fin representados, sin servidumbres, ante la Administración.

 

Desde cada Junta de Personal en cada Area de Salud, y desde la Mesa Sectorial de Sanidad vamos a seguir enfrentándonos con la Administración cuanto haga falta en nuestra defensa de los intereses de los trabajadores de la Sanidad.

 

  

 

Nuestro compromiso es reivindicar los siguientes puntos básicos:

 

 

 

I-                   Defensa de la gestión pública del Sistema Sanitario.

 

Consideramos que la gestión pública de la Sanidad no sólo es más justa, sino que además es más eficaz, pues evita que las empresas o los particulares se beneficien del derecho a la salud de todos los ciudadanos. Lucharemos:

 

1-    Contra todos los intentos de implantación de “nuevos modelos de gestión” que, tras la propaganda de supuestas mejoras en la calidad asistencial, tan sólo ocultan intención de beneficiar económicamente a unos pocos con lo que es de todos.

 

2-    Por la separación de las facetas gestoras y asistenciales.

 

3-    Por un mayor respeto a los profesionales que constituyen la columna vertebral del sistema.

 

4-    Por una mayor implicación de los trabajadores en el buen funcionamiento del sistema.

 

 

II-                Defensa de la profesión médica.

 

Los facultativos necesitamos una formación inicial que dura entre nueve y once años y aprobar como mínimo dos oposiciones para llegar a acceder a un puesto de trabajo, lo que no es obstáculo para que debamos seguir estudiando durante toda nuestra vida profesional. Todo ello para asumir una elevadísima responsabilidad y vivir una situación de gran presión. Actualmente esto se ve recompensado con nulas posibilidades de mejora, sueldos inadecuados y continuos ataques a la consideración social de nuestro trabajo.

 

 

III-              Adecuación de las retribuciones.

 

Como objetivo general, defendemos su aumento progresivo hasta igualarse con la media europea en un periodo de tiempo no superior a cuatro años. Además, resulta imprescindible de forma inmediata:

 

1-    La recuperación total del poder adquisitivo perdido en los últimos años.

2-    El reconocimiento del complemento de destino nivel 26 para todos los facultativos asistenciales.

3-    Las pagas extraordinarias completas.

4-    El mantenimiento de retribuciones íntegras (incluidas guardias) durante la Incapacidad Laboral Transitoria (IT).

5-    La actualización anual de la antigüedad para todos, con revalorización según el IPC de los trienios anteriores a la ley 3/87.

6-    El establecimiento del Sexenio Asistencial.

7-    permitir la libre elección del complemento específico B por el médico (incluidos interinos y eventuales).

8-    La retribución de la docencia postgrado (MIR).

 

 

 

IV-            Sistema de cobertura de plazas y selección de personal.

 

La Administración debe dejar de utilizar la inestabilidad laboral como forma de presión a los trabajadores. Debe recuperarse el equilibrio y la transparencia del sistema con:

 

1-     Oferta anual a traslado de la totalidad de las vacantes.

2-     Ofertas de empleo anuales con la totalidad de las plazas cubiertas interinamente.

3-     Supresión de los nombramientos eventuales como forma de encubrir interinidades (cualquier plaza cubierta durante más de seis meses debe de ser convertida de forma automática en interina).

4-     Bolsa de trabajo temporal con renovación anual con prioridad para el personal aprobado sin plaza en las oposiciones previas.

5-     Delimitación clara y restrictiva de las comisiones de servicio.

6-     Baremos justos e igualdad de oportunidades, con desaparición de los favoritismos.

7-     Tribunales de oposición por sorteo.

 

 

V-               Regulación de la Jornada laboral. 

 

La Administración debe concretar sin discriminaciones la jornada anual de los médicos. Es urgente:

 

1-   Establecimiento de una Jornada Máxima Anual, con un número de horas máximo como el resto del personal (1645).

2-   La consideración de las guardias como jornada laboral a todos los efectos, y en caso de exceder la Jornada Máxima Anual, como horas extraordinarias.

3-   Las horas que excedan la Jornada Máxima Anual deben ser voluntarias y retribuidas como mínimo como la jornada ordinaria.

4-   El respeto al descanso semanal obligatorio de 36 horas ininterrumpidas cada 7 días.

5-   El respeto al descanso mínimo de 12 horas entre jornadas.

6-   El reconocimiento de la jornada de libranza de la guardia como tiempo de trabajo a todos los efectos.

7-   Aumento de la compensación por realización de jornadas extraordinarias.

8-   La efectividad del reconocimiento del personal que además de la jornada laboral ordinaria hace guardias, como trabajadores a turnos, y de él que sólo hace guardias, como a turnos y nocturnos, con respeto de las medidas de protección y las reducciones de jornada que esos reconocimientos conllevan.

9-   La libre elección de la jornada de tarde.

 

 

VI-            Desarrollo y mejora profesional para todos (incluidos interinos).

 

El SIMAP no acepta la “Carrera profesional” que se plantea desde la Administración y otros sindicatos, que está basada en la colaboración con el sistema y que carece de un contenido funcional y un claro incentivo económico. Exigimos mejoras basadas en la antigüedad junto con criterios formativos bien definidos. Debe conseguirse la progresión profesional en:

 

1-    Responsabilidad.

2-    Retribución.

3-    Horario.

4-    Docencia (pre y postgrado para todos los que lo soliciten).

5-    Y en definitiva, en mejora de condiciones de trabajo.

 

 

VII-          Adecuación del trabajo a la edad.

 

El ejercicio de la profesión médica supone un elevado nivel de desgaste, por lo que es necesario establecer medidas que permitan adecuar el tipo y la forma de trabajo a la edad. Creemos debe:

 

1-    Establecerse la jubilación anticipada voluntaria a los 60 años y aún antes en colectivos de riesgo (UCI, anestesia, oncología…).

2-    Elaborarse un plan de jubilaciones voluntarias anticipadas incentivadas.

3-    Permitirse la posibilidad de reducción de jornada voluntaria a partir de los 50 años.

4-    Permitirse la posibilidad de realización de horas extraordinarias no nocturnas a partir de los 40 años.

 

 

VIII-        Defensa de la Calidad asistencial.

 

Deben tomarse las medidas necesarias para conseguir el fin de la masificación de las consultas. Es urgente:

 

1-    La determinación de cupos máximos.

2-    Establecer el tiempo mínimo necesario por paciente (por ejemplo, 10 minutos como mínimo en Atención Primaria).

3-    Que la empresa facilite vehículo para la atención domiciliaria a su cargo, tanto en la jornada ordinaria como en la atención continuada.

 

 

IX-            Defensa de la mujer médico.

 

Debe de ser posible para las mujeres médico compatibilizar dignamente la vida profesional con la personal. Deben tomarse medidas que permitan mantener esa doble condición:

 

1-    Con especial protección del embarazo, la lactancia y la maternidad.

2-    Con creación de guarderías en los centros de trabajo abiertas durante toda la jornada laboral.

3-    Con retribución de las guardias no realizadas durante el embarazo por necesidad de protección de la salud de la mujer durante ese periodo.

 

 

X-               Defensa de los derechos de los Residentes.

 

Defendemos los derechos de los facultativos en formación, y no sólo en su facetas docentes, sino también en los aspectos laborales (jornada, derecho al descanso, responsabilidad en la asistencia…). Creemos que tienen derecho a una garantía de futuro profesional y a unas posibilidades reales de trabajo en condiciones dignas y adecuadas a su mérito y preparación.

 

 

XI-            Defensa de la asistencia de la Salud Mental.

 

Defendemos la recuperación del carácter único, universal y comunitario de la asistencia a la Salud Mental, integrada en el sistema sanitario público. Debe cambiar la actitud de la Administración Sanitaria hacia el tema y:

 

1-    Terminar la política de dispersión de esfuerzos y medios como si muchos de los problemas no fueran propiamente sanitarios.

2-    Llevar a cabo la planificación de las necesidades de asistencia de una forma que permita cumplir los principios de equidad y accesibilidad, manteniendo la calidad asistencial.

3-    Conservar el respeto a los derechos de los profesionales.

4-    Proceder a la adecuación de las plazas de psicología de la sanidad pública, con redenominación de las plazas con contenido correspondiente a la especialidad de psicología clínica.

 

 

XII-          Defensa de los nombrados para Atención Continuada.

 

Defendemos a los nombrados para Atención Continuada (guardias), actualmente miembros de segunda categoría del sistema, a los que se inflinge un trato discriminatorio y vergonzante. Es urgente que se respeten sus más elementales derechos, con:

 

1-    Igualdad de condiciones laborales, de cotización y retributivas a los nombramientos ordinarios.

2-    Aplicación de las medidas de protección de su salud reconocidas en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales por su carácter de trabajadores a turnos y nocturnos.

3-    Aplicación de las reducciones de jornada que les corresponden por ese carácter de trabajadores nocturnos y a turnos.

4-    Mayor integración es sus equipos de Atención Primaria o en los Servicios de los que dependen, con normalización dentro del sistema de las plazas que ocupan.

5-    Prioridad absoluta para ocupar de forma interina las plazas de atención ordinaria que se produzcan allí donde estén nombrados para cubrir los turnos de Atención Continuada.

 

 

XIII-       Salud laboral.

 

Deben tomarse las medidas necesarias para la aplicación total de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales de 1995. Exigimos la:

 

1-    Creación inmediata de los Servicios de Prevención.

2-    Vigilancia efectiva de la Salud.

3-    Adecuación de los puestos de trabajo al estado de salud de cada trabajador.

4-    Vigilancia de los daños ocasionados por la “carga mental” en nuestra profesión.

 

 

XIV-      Reforma de Atención Primaria.

 

Debe completarse la reforma de la Atención Primaria con supresión del sistema de zonas, con respeto  a los derechos adquiridos.  

     

Hemos demostrado que sabemos y podemos conseguir reivindicaciones impensables hasta hace poco. Pero para continuar trabajando es imprescindible tu colaboración y tu participación.

 

Con tu ayuda recobraremos la ilusión de los profesionales de la medicina, lo cual ineludiblemente va unido a la reinstauración de la esencia de la medicina (una relación médico-enfermo favorable).