VER LA NOTA DE PRENSA DE APOYO AL DR. JM PARICIO

Escándalo en el Hospital de Denia
 

Lo que le está sucediendo al Dr. José María Paricio Talayero es fiel ejemplo de la valoración que tiene la Conselleria de Sanitat de sus profesionales. También es reflejo a dónde quiere llevar la Sanidad Pública que los ciudadanos han depositado en sus manos para su correcta gestión.

Del desmantelamiento de la Sanidad Pública Valenciana ya hemos hablado largo y tendido en numerosos artículos recopilados en nuestra Web (www.simap.es), pero del “desmantelamiento” de sus profesionales, el caso de Jose María Paricio y otros son una dura muestra de lo que va a ser nuestro futuro profesional en una sanidad pública con gestión privada.

Nos ha quedado muy claro cómo se deshacen las concesiones del personal laboral: los despiden con causa justificada o sin ella. Si es preciso pagan la indemnización. La menor posible.

Al instalarse una concesión administrativa en un determinado departamento de salud, el personal estatutario eventual de ese departamento, por ejemplo el de Denia que ahora está gestionado de forma privada, tuvo que renunciar a su plaza o ser cesado ya que iba a ser amortizada. A algunos de ellos se les ofreció la posibilidad de quedarse trabajando en el Departamento con un contrato laboral y sin antigüedad. Un interino, que trabajó en un departamento de salud durante más de 15 años sin posibilidad de consolidar su plaza porque no se han convocado OPES pese a la obligación por ley a que la Conselleria lo haga anualmente, pasa a tener un contrato laboral sin antigüedad y ante “cualquier motivo” es despedido sin ninguna indemnización o la correspondiente a los meses de funcionamiento de la concesión. Esto es real y tenemos varios ejemplos vividos desgraciadamente por nuestros compañeros del SIMAP.

Ahora, con el caso del Dr. JM Paricio y otros similares, sabemos también qué puede ocurrir cuando es un estatutario con plaza en propiedad el que pasa a ser personal laboral. No es que no sepamos lo que podía pasar, la ley la conocemos, esta vigente desde el 2003 y legislado en el Estatuto Marco. No podemos alegar desconocimiento de la misma. Pero la ley se puede utilizar con buena o mala fe y los resultados son muy distintos. En el caso del Dr. JM Paricio se ha utilizado la ley con mala fe y el resultado es inmoral e injusto.

Cuando un estatutario fijo pasa a trabajar a una concesión administrativa se le aplica el Artículo 65 del Estatuto Marco: Servicios bajo otro régimen jurídico.

1. Pasarán a la situación de servicios bajo otro régimen jurídico quienes acepten la oferta de cambio de su relación de empleo que efectúen los servicios de salud al personal estatutario fijo, para prestar servicios en un centro cuya gestión sea asumida bien por una entidad creada o participada en un mínimo de la mitad de su capital por el propio servicio de salud o comunidad autónoma, bien por otras entidades surgidas al amparo de nuevas fórmulas de gestión promovidas por el servicio de salud o comunidad autónoma y creadas al amparo de la normativa que las regule.

2. El personal en situación de servicios bajo otro régimen jurídico tendrá derecho al cómputo de tiempo a efectos de antigüedad. Durante los tres primeros años se ostentará derecho para la reincorporación al servicio activo en la misma categoría y área de salud de origen o, si ello no fuera posible, en áreas limítrofes con aquélla.

Cuando se obraba con buena fe nos encontrábamos lo siguiente: si bien no podía reservarse la plaza, como en los casos de las excedencias protegidas, sí se mantenían esas plazas sin cubrir. Es decir, no se amortizaban y no se solían sacar a concurso de traslados y a OPES. Llamaba la atención incluso que en los listados de ocupación de puestos de trabajo seguía saliendo la reserva de plaza con el nombre del titular. Esto llamó nuestra atención y lo preguntamos en Conselleria. Se nos informó que, aunque es cierto que no es tal reserva de plaza, era como una alarma que salía para que se supiera que en esa vacante había un propietario que en tres años podría decidir volver. Así garantizaban el derecho al trabajador, sobre todo en zonas en donde no había más vacantes y alejadas de otros centros (por ejemplo UCI en Requena) Esta era la política inicial que siguió la Conselleria que intentaba ceñirse a la primera parte de la frase del punto 2 del mencionado artículo 65, antes de la coma (como signo de puntuación).

Aquí quiero hacer un inciso para comentar que nuestra normativa esta llena de comas. Siempre la primera parte de la frase es positiva y parece salvaguardar nuestros derechos, pero siempre hay una coma que permite todo tipo de abusos. Generalmente la coma preceda a “condicionado a necesidades de servicio”.

¿Qué ocurre cuando no se obra de buena fe como es el caso?: que amortizan la plaza sin darle la información al interesado ni el tiempo para decidir su futuro.

Si le hubieran comunicado la intención de no renovarle la jefatura por “desamor” como trasmite la nota de prensa adjunta (no deja de ser un cargo de confianza), antes de amortizar su plaza podría haber tenido la oportunidad de recuperar su puesto de adjunto estatutario. El interesado también podría haberse incorporado a su plaza de estatutario y renunciar a la jefatura si hubiera sospechado lo que se le venía encima. Pero la finalidad de la empresa era quitárselo de en medio de forma total: ni como jefe ni como adjunto.

También es “mala suerte” que el comisionado sí lo notificara a la Junta de personal justo en periodo vacacional y que no les llegara la notificación de la amortización de dicha plaza a muchos de sus miembros y no pudieran informar al interesado.

Si esto se ha producido con una persona con una gran consideración profesional por todos aquellos que lo conocen y que han trabajado junto a él (incluso los adjuntos de su servicio, cosa inaudita para la mayoría de los jefes de servicio). Con una vida dedicada a su trabajo. ¿Qué van a hacer con nosotros, simples mortales?.

Las concesiones avanzan, y todos estamos en peligro. En peligro de perder todo por lo que hemos luchado. En peligro de someternos a un régimen laboral tan injusto e inmoral como el que promueve la reforma laboral actual. Al personal fijo le garantizan una plaza, pero ¿Dónde? Si en nuestro mapa sanitario se extiende la privatización, ¿Dónde y qué tipo de plazas vacantes quedarán?.

Si a partir del mes de abril la Conselleria de Sanitat quiere implantar las entidades de base asociativa (EBAs) en Atención Primaria, una nueva forma de entrada de la participación privada y donde se “laborizará” al personal estatutario. Podrán así aplicar las mismas tácticas de “gestión del personal” que ya conocemos en las concesiones.