Registro de profesionales sanitarios: innecesaria la colegiación obligatoria
 

SIMAP DENUNCIA:

El registro de profesionales sanitarios del ministerio de sanidad HACE INNECESARIA LA COLEGIACIÓN OBLIGATORIA de estos profesionales y, por tanto, no existe base legal para incluirla en la nueva ley de colegios profesionales.

EL SIMAP (Sindicato de Médicos de asistencia Pública) defiende que la entrada en vigor del Real Decreto por el que se regula el Registro Estatal de Profesionales Sanitarios el pasado 15 de agosto y que deberá estar en funcionamiento en un plazo máximo de 6 meses hace innecesaria la colegiación obligatoria tanto para los profesionales que ejercen en la sanidad pública como los que ejercen de forma privada.

Este Registro, fruto de la obligatoriedad en el cumplimiento de las directivas europeas, tiene la finalidad de garantizar la capacitación de los profesionales sanitarios inscritos en él para ejercer su profesión en la UE, y podrá ser consultado por cualquier ciudadano de la Unión.

El Registro recoge una información muy completa sobre la titulación del profesional sanitario y el desarrollo de su activada profesional a través de su trayectoria profesional y laboral.
Esta información es mucho más amplia y completa que la que disponen en la actualidad los colegios de los profesionales sanitarios.

La UE establece unos requisitos a los profesionales sanitarios para que estos puedan ejercer dentro de la UE, además de la posesión de la necesaria titulación. Estas obligaciones añadidas consisten en un “régimen de autorización”, como recoge la propia Directiva 2006/123/CE, que define de forma específica el «régimen de autorización»: cualquier procedimiento en virtud del cual el prestador o el destinatario están obligados a hacer un trámite ante la autoridad competente para obtener un documento oficial o una decisión implícita sobre el acceso a una actividad de servicios o su ejercicio.

Una vez el Ministerio de Sanidad asuma esta competencia a través del Registro de profesionales Sanitarios, la colegiación obligatoria no tendrá cabida legal, ya que ésta sólo podría ser impuesta a los profesionales sanitarios en el caso de demostrar que el Registro de Profesionales Sanitarios fuera incapaz de garantizar la veracidad de sus datos, es decir, no pudiera demostrar que los profesionales inscritos en el mismo cumplen todos los requisitos necesarios para ejercer su profesión dentro de la UE. Esto sería una verdadera incongruencia, ya que el Registro de Profesionales Sanitarios tiene la finalidad de garantizar la capacitación de los profesionales en él inscritos para ejercer dentro de la UE, y será el Registro oficial de consulta de todos los ciudadanos y entidades de la UE.


Además, tal y como afirmó la Dirección General de Servicios Sociales del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en un escrito explicativo de las funciones y características que tendrá dicho Registro: “La creación del Registro es una garantía para los derechos de los ciudadanos, mejorará la calidad y la seguridad de la atención del paciente, facilitando mayor información sobre el profesional sanitario y, a la vez, contribuyendo a evitar el intrusismo profesional. La inscripción en el registro es obligatoria y tendrá carácter declarativo, para poder informar fehacientemente sobre el derecho y la aptitud para el ejercicio de la profesión correspondiente, tal como exige la normativa europea.

La exigencia de la colegiación obligatoria tendrá rango de Ley, así lo recoge Ley 3/2013, de 4 de junio, en aquellas situaciones en las que de forma clara y explícita existan razones concretas de interés general que justifiquen la necesidad y proporcionalidad de la obligación de Colegiación así como cuando pueda demostrar de forma fehaciente las ventajas que en su caso tenga frente a otras alternativas, en particular, la de que los profesionales sean controlados directamente por la Administración.

La Directiva Europea de Servicios insiste de forma repetida en que esta autorización puede ser ejercida tanto por la Administración como por los colegios profesionales, pero “no deben producirse duplicidades innecesarias, restricciones al ejercicio profesional y debe seguirse el principio de proporcionalidad aplicando siempre la forma lo más sencilla y eficiente”.

Aplicando estos principios de proporcionalidad en el régimen de autorización, tanto la UE como la Comisión Nacional de la Competencia ya se han pronunciado y no consideran adecuado que en el anteproyecto de ley de Colegios Profesionales se exija la obligatoriedad de colegiarse a los profesionales sanitarios que trabajan de forma exclusiva para la Administración que ya verifica su capacitación.

Desde el SIMAP queremos lanzar esta reflexión: ¿Qué más aporta un colegio profesional en la verificación de la capacitación del profesional sanitario que el Registro Oficial de Profesionales Sanitarios del Ministerio de Sanidad?

Evidentemente, la entidad pública no deja resquicios en la certificación de la capacitación para ejercer en la UE que puedan ser mejorados por los colegios profesionales. Es por esto que abogamos, tal como defiende la UE, en evitar trabas y duplicaciones innecesarias para ejercer nuestra profesión, y que el formar parte de los colegios profesionales sea voluntario.

Por otra parte, esta voluntariedad será un estímulo beneficioso para sacar a los colegios profesionales del inmovilismo actual y verse en la necesidad de realizar verdaderas reformas conceptuales para centrarse de verdad en las necesidades de los profesionales que representan. Desde el punto de vista económico la voluntariedad supondrá sin duda una merma en los ingresos que actualmente tienen garantizados por ley. Deberán ajustar  su presupuesto a las prioridades que puedan tener los profesionales que voluntariamente formen parte de ellos, sanear sus cuentas y ejercer una gestión transparente de las mismas.

Desde el SIMAP denunciamos que la obligatoriedad de adscripción a los colegios profesionales que sigue manteniéndose en el APL de Colegios profesionales supone una transposición incorrecta de la Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a los Servicios en el Mercado Interior y contradice las bases de la misma. Bajo este convencimiento ya presentamos en septiembre de 2013 las alegaciones pertinentes a este APL.

Si finalmente la nueva Ley de Colegios Profesionales legislara la colegiación obligatoria en nuestro país, pese a la existencia del Registro Nacional de Profesionales Sanitarios, estableciendo requisitos innecesarios para autorizar el trabajo los profesionales sanitarios, SIMAP presentará una denuncia ante los Organismos Europeos por la incorrecta transposición a nuestra legislación de las directivas europeas de obligado cumplimiento.